Boo… Slenderman

Nunca le puse mucha atención a Slenderman, a pesar de que llevo años topándome con él en la red. Hace mucho tiempo, cuando me enteré de que existía, lo investigué y me pareció un mito cool, pero nada demasiado aterrador, especialmente sabiendo de sus orígenes en los foros de Something Awful. Me sorprendió un poco ver que, en los últimos dos años o algo así, se haya convertido en un fenómeno tan grande. Pero como quiera creo que hasta cierto punto puedo entender por qué asusta y fascina tanto a la gente:

  1. Es familiar pero a la vez extraño. Tiene forma humanoide, pero desproporcionada, es muy alto y delgado, con extremidades demasiado largas. Usa saco y corbata, pero tiene tentáculos saliéndole de la espalda. Su traje es una especie de disfraz: como si intentara verse como una persona común, formal, educada y ordenada, pero los tentáculos lo delatan como un ser primitivo y caótico. En términos psicológicos, la forma humana y el traje podrían representar el self que nosotros creamos conscientemente, la máscara que nos mostramos a nosotros mismos y a los demás. Los tentáculos surgen de la espalda, una parte de nuestro cuerpo que no podemos ver; es decir, representan lo inconsciente en su aspecto más oscuro. Son los miedos, deseos e impulsos que no conocemos del todo bien y, por lo mismo, no sabemos controlar.
  2. No tiene rostro. Eso hace sencillo que proyectemos cualquier cosa terrible sobre él. Por otro lado, como su identidad es borrosa, eso también puede instar a que nosotros dudemos de la nuestra.
  3. Secuestra niños. Como el Flautista de Hamelin, atrae a los niños y los desaparece. Erikson dijo que la tragedia humana consiste en que todos permanecemos parcialmente infantiles a lo largo de nuestras vidas. Nuestros problemas afectivos y temores más profundos tienen su origen en experiencias de la infancia. Slenderman es una representación del enfrentamiento con esos conflictos y la posibilidad de perderse en ellos.
  4. Es un ser interdimensional. Eso es lo que hizo geniales a los monstruos de Lovecraft. En tiempos donde la razón se había deshecho de fantasmas y criaturas sobrenaturales que supuestamente habitaban este mundo, Lovecraft llega con historias de seres mucho más horrorosos que provienen de otras realidades y amenazan principalmente a la razón; tan sólo verlos ocasiona locura. Si bien esa idea de la razón como guía suprema de vida ya está más o menos superada, el miedo a la propia mente y la propia irracionalidad siempre ha existido. Lo que hizo Lovecraft fue empujarlo a un plano principal, y es algo que todavía es muy relevante para el espíritu de nuestros tiempos.

Dicho eso, no sé por qué Slenderman se volvió tan popular. No es la historia más aterradora que hay en internet: basta darle un vistazo a los archivos de SCP para darse cuenta de eso. Supongo que simplemente hizo click con las personas apropiadas en el momento apropiado, y ellos lo esparcieron por toda la red como polvorín. Es el Chupacabras de esta época. Uno no puede predecir o comprender al 100% ese tipo de cosas.

A estas alturas, parece que la popularidad de Slenderman va en declive, pero es lo que sucede con todas las modas. Como fan hardcore del terror, creo que soy inmune a ese tipo de historias, pero pienso que de cualquier forma hay que agradecerle a Slenderman al menos por un par de cosas: 1) le dio mucha vida a todo tipo de relatos folclóricos de terror en internet; y 2) los videojuegos de Slender le recordaron a los diseñadores que el terror más simple y básico (como tener que evadir a un perseguidor que no puede ser destruido) es el que más miedo da.

4 pensamientos en “Boo… Slenderman

  1. Mi hermano raveaba sobre esto, y cuando jugue el juego me super decepcioné. Luego hasta en Supernatural hicieron un episodio al respecto. Ja. Pero si, su valor es en cuanto a mito de internet

  2. Sí, la verdad el juego aburre luego luego, pero me gusta la premisa de buscar cosas mientras algo te persigue (aunque en Slender es facilísimo evadirlo). Funcionó mucho mejor en Amnesia.

    El de SCP 087-B está más chido, aunque igual los sustos también dependen mucho de tu sensibilidad.

  3. Supongo que Slenderman se propagó más que otros mitos porque era sencillo de hacer, cualquier foto de una reunión familiar con alguien de traje oscuro se puede transformar en una foto de Slenderman. Incluso algunas fotos de modas con malos trabajos de photoshop terminan presentando a primos de Slenderman sin querer.

  4. Jaja, muy cierto, Nicolás. Hace mucho que no voy a una fiesta de Halloween, pero me imagino que por lo mismo nunca ha de faltar gente disfrazada de Slenderman. Es facilísimo hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s