Muerte en la avenida

La otra noche me tocó ver un hombre atropellado. Estaba tirado boca abajo en la avenida, inmóvil, probablemente muerto. Había varias personas alrededor de él y más adelante estaban dos autos detenidos. Apenas acababa de llegar una patrulla. Eso ocurrió en un punto problemático de Monterrey: la avenida Lázaro Cárdenas, a la altura de Río Nazas. Ahí ocurren muertes por atropellamiento todos los años. Hay un puente peatonal y una cerca, pero la mayoría de la gente no usa el puente y la cerca no sirve de nada, ya que solo cubre unos 20 metros, y como quiera ya le han derribado una parte. De hecho, un par de días después vi a un tipo cruzando la avenida justo debajo de ese puente y, un poco más adelante, a una mujer con dos niños haciendo lo mismo.

El problema con ese lugar es que está en terreno inclinado, así que los conductores no pueden ver si hay gente cruzando la avenida hasta que ya es un poco tarde. Y los peatones tampoco se dan cuenta de que: 1) de noche ellos no son más que sombras muy difíciles de ver y 2) por mejor que planeen su cruce, el más mínimo cambio en la dirección y la velocidad de un auto puede matarlos. Como conductor, siempre me aterro un poco cuando veo gente cruzar la calle enfrente de mí; quiero decir, yendo a más de 30 km/h en un auto de 1.2 toneladas, si muevo un poco el volante o si piso un poco más el acelerador puedo matarlos, paralizarlos o, como mínimo, romperles varios huesos. ¿En serio no se dan cuenta? ¿Por qué confían en que los conductores no van a hacer eso? Sin duda la mayoría va a bajar su velocidad, pero eso no puede esperarse el 100% de las veces. Siempre habrá conductores distraídos, no muy hábiles, adormilados, borrachos, que textean o hablan por el celular, etc.; y si lo unimos a peatones que calculan mal, se resbalan o tropiezan, están borrachos, etc., obtenemos tragedias muy feas. (Incluso me he topado varias veces con gente que cruza avenidas caminando tranquilamente, esperando que los coches bajen su velocidad al verlos. Cómo cabe tanta imbecilidad en alguien, no lo puedo comprender.)

La cosa es ésta: durante esos pocos segundos que te toma cruzar la avenida corriendo, tus probabilidades de morir aumentan exponencialmente. La gente que lo hace no toma en cuenta las muchas variables que pueden mandarlos al demonio: un movimiento inesperado por parte de algún conductor, un tropiezo, un segundo mal calculado. No piensan en eso porque nunca les ha pasado nada. La estabilidad da un falso sentido de comfort. Luego ocurren los desastres, pero aun así muchos no aprenden la lección: creen que eso sólo pasa por mala suerte. Pero la suerte tiene poco que ver con eso: cruzar una sola vez ya es demasiado arriesgado; cruzar varias veces sólo aumenta las posibilidades de accidentarse. Es como un deseo de muerte.

Es por esos mismos motivos que yo no me he comprado una motocicleta ni he practicado el rápel. La verdad es que esas dos cosas siempre me han llamado mucho la atención, pero ya decidí que mejor no voy a tentar al destino. Me gusta mantenerme sano y respirando; esas cosas son buenas. Si voy a jugar con probabilidades asimétricas, es mejor que estén de mi parte. Como sea, todos los días paso en coche por esa avenida al menos una vez. Otra cosa que la gente no suele considerar es que, al arriesgarse a ser atropellados, no solo pueden arruinar sus vidas, sino también las de quienes pueden atropellarlos. Atropellar a alguien, aunque no sea tu culpa, es un infierno. El sistema de justicia mexicano nunca va a estar de tu parte, e incluso si logras salir bien librado de eso, todavía tienes que lidiar con posibles traumas psicológicos. Creo que empezaré a considerar rutas alternativas más seguras.

4 pensamientos en “Muerte en la avenida

  1. :-/ Es que ni por dónde empezar a criticar la vialidad y cultura de tráfico en Monterrey. Los puentes peatonales tienen millones de escalones y si alguién está muy cansado o tiene algún problema en las rodillas (supongamos), entiendo la tentación de correr rapidito. Que ideal si hubiesen cruces de peatones establecidos, respetados por todos. O si en vez de puentes peatonales, hubiesen pasos a desnivel (sin escaleras) para peatones. En fin. Andar con cuidado, automobilistas y peatones.

  2. Gente apostando su vida y la de sus hijos, para ganar, ¿qué? También quisiera entender qué piensan.

  3. Sí, ése también es el problema, aparte de falta de cultura vial y sentido común, no hay infraestructura ni planeación en la ciudad. Da miedo manejar en este pinche lugar.

  4. En años pasados en una avenida con mucha afluencia, (Ruiz Cortinez Xalapa Ver) las madres se manifestaron para que se pusiera un puente peatonal, entendible puesto que hay un kinder y de un lado se llega a una secundaria y para le otro a una primaria.. pues despúes de muchas manifestaciones, porfin pusieron el puente, y 3 topezotes para que los conductores no andemos de cafres… y es hermoso ver como esas mismas señoras pasan corriendo debajo del puente, porque se ve que les da hueva subir.. asi la mentalidad y accionar de algunos mexicanos. Yo también sufro de ese ‘stres’ al manejar, puesto que si se valora la vida de los peatones, pero muchas veces son intransigentes y por eso los accidentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s